Historia


La Ciudad Universitaria de Madrid

En 1936, antes de que la guerra destrozara su recinto, la Ciudad Universitaria poseía tres campos y una piscina. En Marzo de 1942, el Ministro de Educación inauguró las primeras pistas nuevas con motivo de los juegos universitarios, que eran algo así como una olimpiada escolar. Las obras de construcción habían comenzado en noviembre de 1940. En enero de 1941 quedaba trazado el plan de conjunto. Se abrieron las pistas de atletismo, baloncesto y rugby. Más adelante fueron inauguradas otras tres pistas dedicadas a la práctica del fútbol y hockey, frontón y tenis.

El plan general de la Ciudad Universitaria se componía de los siguientes núcleos parciales, en uno de los cuales se incluía el proyecto de construcción de nuestro Colegio Mayor.

I- GRUPO MAYOR PRINCIPAL: Formado por el Rectorado, Paraninfo y biblioteca universitaria y las facultades de Filosofía y Letras, Ciencias y Derecho. Es como la cabeza de la universidad y constituye el principal fondo de toda la composición arquitectónica. El Paraninfo contaba con una sala capaz para tres mil personas y la biblioteca estaba proyectada para albergar un millón de volúmenes.

II- GRUPO MÉDICO: Integrado por las facultades de Medicina, Farmacia y Escuela de Odontología. Se relaciona directamente con el Hospital Clínico, con acceso público independientemente de la zona universitaria y en conexión con vías importantes de la ciudad. A este grupo se incorporó posteriormente la Facultad de Veterinaria.

III- GRUPO DE BELLAS ARTES: Comprende la Escuela de Arquitectura y la de Pintura, Escultura y Grabado.

IV- GRUPO DE RESIDENCIAS Y DEPORTES: Las primeras tendrían cabida para 1500 estudiantes y estarían inmediatas a los campos de juego, organizados según las reglas internacionales. Las residencias estudiantiles son los colegios mayores, que resurgieron al amparo de la nueva ordenación universitaria. En principio se levantaron dos: el “Ximénez de Cisneros” para chicos, y el “Isabel la Católica” para chicas. En los papeles que proyectan la Ciudad Universitaria se explica que estos Colegios Mayores “albergues de Minerva y criaderos de hombres ilustres, como se les denominó en el Siglo de Oro de nuestro renacer Científico, tendrían a su cargo la función educativa plena de los escolares: su formación religiosa, la política, la social, la estética, la física y deportiva y la de trabajo”.

Además de estos grupos principales existirían además los siguientes edificios complementarios: Casa del Deporte, Casa del SEU, con comedores; residencia de profesores, pabellón de comunicaciones… por decisión ministerial se elevarían en la Ciudad Universitaria el Museo de América, y las Escuelas de Ingenieros de Montes, Navales y Agrónomos. Las viviendas para el profesorado universitario se levantarían en la calle Isaac Peral. El proyecto comprendía tres grupos de 28 viviendas cada uno y algunos chalets. Las casas serían arrendadas a los catedráticos a precios asequibles.

El Colegio

Antes de la Guerra Civil Española de 1936, se proyectó y empezó a construirse un nuevo edificio para la Residencia de Estudiantes en la ciudad Universitaria de Madrid, según proyecto de Luis Lacasa Navarro. Dicha obra se interrumpió, antes de su inauguración, por la guerra, que tuvo en la zona uno de sus frentes más activos. Al término de la guerra se encarga la reconstrucción de dicho edificio al arquitecto J. Barroso.

Entretanto, la Residencia de Estudiantes pasa a llamarse Residencia “Jiménez de Cisneros”, estando aún en la sede de la calle Pinar de Madrid.

El nacimiento oficial del Colegio se produce mediante las disposiciones oficiales que regulan el funcionamiento de los Colegios Mayores y en concreto a través del decreto de 19 de febrero de 1942 “por el que se confirman y crean diversos Colegios Mayores en las universidades”:

A principios de la década de los 40, la proximidad de una reorganización de la universidad española cuya innovación principal habría de consistir en la instauración de un sistema “no limitado a la formación científica de juventud, sino encaminado a la educación íntegra de la misma en los principios religiosos y políticos base del Movimiento Nacional”. Por todo ello, se dice textualmente que el sistema educativo “obliga a ir preparando en el plano de la realidad los órganos institucionales a los que haya de encomendarse, dentro de la Universidad, la misión educativa que le corresponde”.

Estos órganos serán los Colegios Mayores, a los que las autoridades educativas calificaron “de tan sólido abolengo tradicional, parcialmente restaurados durante los pasados lustros y a los que importa arraigar con mayor firmeza, infundiéndoles el alto espíritu que fue fundamento de nuestro esplendor universal en los siglos áureos del imperio español”. Bajo esta altisonante retórica del momento se encuentra el decreto mencionado por el que, entre otros, se crea el Colegio Mayor Universitario “Jiménez de Cisneros” en su artículo primero. No obstante, el proyecto concreto de construcción del Colegio no se dará oficialmente hasta el surgimiento de la Orden del 14 de agosto de 1942 “por la que se dispone que las Residencias Masculina “Jiménez de Cisneros” y Femenina “Teresa de Cepeda” pasen a ser los Colegios Mayores “Jiménez de Cisneros” y “Santa Teresa de Jesús” de la Universidad de Madrid”, firmada por el Ministro de Educación, Ibáñez Martin.

El 12 de Octubre de 1943 es inaugurado el Colegio Mayor “Jiménez de Cisneros”, en su ubicación actual, por Francisco Franco. Los miembros de la antigua residencia se trasladaban a la Ciudad Universitaria, momento en el que ejerce como director Pedro Laín Entralgo.

Al principio, aunque el edificio del Colegio está entero construido, solo los pabellones de la parte norte y la mitad contigua del pabellón central se utilizan, estando el resto sin acondicionar. Más tarde, en el año 1951, se habilita la parte sur, constituyéndose el Colegio Mayor “Antonio de Nebrija” a partir de algunos colegiales procedentes del Cisneros.

La configuración original del edificio se conservó hasta el año 2000, cuando se inicia la reforma de los tres pabellones de dormitorios. Durante tres cursos se remodelaron dichos pabellones uno a uno, instalándose cuartos de baño en cada habitación y construyéndose nuevas salas comunes.

A día de hoy han pasado por este Mayor 72 promociones de colegiales.

Visita de Ava Gadner

ava-gadner